Resumen: Un factor fundamental, y que en definitiva será uno de los grandes determinantes del comportamiento futuro del flujo de comercio, inversiones y capitales financieros, es el fortalecimiento del dólar que comenzó a evidenciarse en los mercados internacionales en estos primeros meses de 2018, el cual también se traslada a los mercados de las economías…

Resumen:

Un factor fundamental, y que en definitiva será uno de los grandes determinantes del comportamiento futuro del flujo de comercio, inversiones y capitales financieros, es el fortalecimiento del dólar que comenzó a evidenciarse en los mercados internacionales en estos primeros meses de 2018, el cual también se traslada a los mercados de las economías emergentes y por lo tanto a Uruguay. Asimismo, dadas las condiciones que presenta la economía estadounidense, es posible establecer que este escenario de fortalecimiento del dólar ha venido para quedarse en lo que resta del año.

Un proceso de depreciación de la moneda local, supone movimientos en la plaza local que afectan las decisiones de consumo por parte de los hogares, y por lo tanto los niveles de recaudación del sector público. Asimismo, un encarecimiento frente a la economía argentina también supone efectos negativos en el sector turismo.

Esta situación se presenta bajo un marco particular, dado que en este año se desarrolla una nueva ronda de negociación salarial, de lo que se desprende la importancia de considerar estas nuevas condiciones económicas al momento de definir las pautas, con el fin de evitar que la variable de ajuste continúe siendo el nivel de empleo.

Por lo tanto, si bien la economía uruguaya está frente al 15º año de crecimiento consecutivo su PIB, aún restan muchos desequilibrios por corregir con el fin de lograr acompañar este proceso y lograr que el mismo esté fundamentado en el aumento de las inversiones y de los niveles de empleo.